GALLUR Y SU RICO PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO Y DOCUMENTAL ESCONDIDO

Gallur no deja de sorprendernos. Lo que ya apuntaban rumores, la villa de Gallur está plagada de acontecimientos históricos, y es que por sus calles han pasado gentes y soldados de prácticamente todas las épocas históricas. Nos referimos al recientemente descubrimiento en una de sus casas vecinas: estos dos sables, que nos hacen creer que tuvieron años de historia y una historia –valga la redundancia– trepidante que contarnos.

Hoy han aparecido estos sables, pero puede haber más piezas colmadas de historias interesantes para el pueblo y el enriquecimiento del Centro de Estudios Galluranos. Pues no me cabe la menor duda de que en las casas de Gallur, o en alrededores a la localidad, haya más piezas históricas. Y no me refiero solamente a elementos de este tipo, sino a todo el Patrimonio artístico y documental, todavía desconocido para el CES de Gallur.

Antes de entrar a explicar en detalle las piezas, vamos a ofrecerles una aproximación acerca de su periplo histórico. El último poseedor de estos sables, abuelo de una vecina de Gallur -María Sánchez, colaboradora del Centro de Estudios Galluranos-, fue quien las encontró hace unos años. Se trata de un sable y una espada que fueron a parar a las oficinas del Canal de las Bárdenas en Sádaba. Este hombre, fallecido ya de Alzheimer hace unos años, trabajó durante años en las oficinas del ferrocarril Gallur-Sádaba, antes de trasladarse a las oficinas del Canal de las Bárdenas. Esto era finales de la década de los 50 del siglo pasado, cuando aún estaban construyendo el canal. Lo que nos hace pensar que, mientras todo se ponía en marcha, circulando camiones llevando y trayendo mercancías, etc., la espada o el sable debieron quedar abandonados por allí, (y lo que todo ello implica a su conservación y posterior llegada a nuestras manos). Este dato nada banal a nosotros, nos lleva a plantear que estas piezas puedan estar si no estrechamente vinculadas, sí en parte relacionadas con la historia del ferrocarril a su paso por esta localidad, puesto que esta línea duró hasta 1970 y estas espadas fueron descubiertas en torno a 1950.

A pesar de no contar con ninguna marca o inscripción, la eminente forma de estas espadas (sobre todo de la primera de ellas) ya nos habla de varias coincidencias con otras ya catalogadas y reconocidas, y ello nos ha ayudado a establecer una primera identificación.

En lo que se refiere a la primera de ellas (véase ilustraciones 1 y 2), no nos presentó mayores dudas a priori, pues todo apunta a que se trata de un espadín de oficial y de gala, datado a principios del siglo XX, posiblemente coincidiendo con la inauguración de la estación de ferrocarril de esta línea Gallur-Sádaba (1915). Indagando un poco más en la historia de cada una de las partes de este espadín, llegamos a una fecha en concreto: 1898, gracias a la semejanza total con otro espadín que ya tenemos identificado y catalogado. Así, se trataría de una espada de ceñir de administración o intervención militar, del arma de artillería, fabricada posiblemente desde 1898. En cualquier caso, podríamos decir que estaría datada hacia finales del XIX. Otros investigadores amplían la horquilla temporal diciendo que sería de entre finales del XIX y principios del siglo XX, pero creo que eso es hablar y no decir nada; si queremos resultados fiables debemos concretar.

Espada
Ilustración 1. Espadín oficial gala
empuñadora 3
Ilustración 2. Espadín oficial gala, detalle de la empuñadura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tienen buen ojo clínico, comparen por vosotros mismos, vean la ilustración 3 que les facilitamos y busquen las similitudes y diferencias con el espadín de Gallur…

empuñadura 4
Ilustración 3. Detalle de empuñadura del espadín de ceñir de Administración o Intervención Militar, marcada en la hoja, Artillería fábrica de Toledo 1898, realizado en N. Martin, (Madrid). El puño de color dorado, hace 76 cm de hoja y 89 cm  en total.
empuñadora 3
Ilustración 2. Espadín oficial gala, detalle de la empuñadura (GALLUR)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si se dan cuenta, y aparte de la limpieza que necesita el espadín de Gallur, resulta notable los cortes y las fracturas que ha sufrido en su dilatada historia. Comparándola con su modelo, apreciamos rupturas en el gavilán y en la presilla o seguro de la misma empuñadura, elementos que han podido ser cortados debido al transporte y al poco o nada afortunado traslado y/o almacenamiento. Quizá estas roturas se debieran al tránsito de material cuando se trasladó a las oficinas del Canal de las Bárdenas, o incluso antes. Por todo lo demás, las similitudes decorativas en su puño y guardamanos son de la misma factura (e incluso me atrevo a afirmar que ambas proceden de la misma fábrica toledana, pero su confirmación nos la darán estudios posteriores).

Más quebraderos de cabeza nos ha traído la otra espada/sable (ilustraciones 5, 6, 8). De clara hoja curva pero con una empuñadura peculiar, no antes vista como tal (comentándolo con otros especialistas nos atrevemos a decir que se trata de un híbrido, una mezcla, esto es, ensamblaje y remachado de diferentes piezas de procedencias muy diversas).

La hoja curva y las dos anillas que presenta en su vaina es una seña de identidad de todo sable de caballería de la época, aunque no presente en su empuñadura de guardamanos. Ahora bien, no deja de ser una pieza interesante por su rara empuñadura. Este tipo de empuñaduras con dos gavilanes (ilustraciones 6 y 8) con el acabado curvado, nos recuerda –salvando las distancias– a las empuñaduras de sables decimonónicos con tendencia oriental (ilustración 7), quizás se haya reutilizado esta pieza para este sable, y estemos hablando de una pieza de muchos más años de Historia; o quizás simplemente sea hija de su tiempo, de principios del siglo XX. Podríamos plantear muchas otras teorías, que suscitarían estudios más amplios en un futuro; pero lo que sí es cierto es que este tipo de hallazgos fortuitos en una casa no se encuentran todos los días, ni deben pasarse por alto cuando se encuentran cosas así. Por ello, y para salir de dudas, siempre en estos casos hay que recurrir a investigadores especialistas en la materia.

espadas
Ilustración 5. Vista completa  del sable/espada
Empuñadura 1
Ilustración 6.  Detalle de empuñadura (SABLE DE GALLUR)
empuñadura 5
Ilustración 7. Detalle empuñadura oriental.

 

 

 

 

 

 

 

 

empuadura-6-ConvertImage
Ilustración 8. Detalle de la empuñadura de un sable con las denominaciones de cada una de sus partes

Espero que este artículo sirva de puente divulgador, primero, para la identificación de estas piezas además de para comenzar a reconstruir el rico pasado histórico y patrimonial de Gallur; y, segundo, para concienciar a todo gallurano, zaragozano y por ende aragonés a conocer su Historia y su Patrimonio, y, sobre todo a poner en valor a este último, conservarlo y protegerlo. “La Historia y su Patrimonio son nuestra seña de identidad. Así que, conservemos el Patrimonio que nos ha llegado y sigamos haciendo Historia”.

Yessica Espinosa

Historiadora del Arte. Técnico de conservación y restauración del Patrimonio, Gestión del Patrimonio Cultural. Universidad de Zaragoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s