GALLUR DURANTE EL DOMINIO ISLÁMICO (PARTE I)

Una etapa sobre la que se suele pasar más de puntillas es el dominio islámico, ya no sólo de la península ibérica y España, sino también del actual Aragón. Apenas se nos enseñan varios retazos de esta apasionante etapa de la historia por la extendida costumbre de que aquellas gentes no fueron parte de nuestra cultura, y se ven sólo como invasores extranjeros venidos de fuera. Nada más lejos de la realidad. Para verlo y conocer un poco más aquellos siglos en Aragón, la actual comarca de la Ribera Alta del Ebro y en Gallur, vamos a retrotraernos un poco en el tiempo para ponernos más en contexto e ir por partes.

Tras el fin del dominio romano, uno de esos pueblos bárbaros que lucharon contra Roma pero que también llegan a luchar por ella como pueblos federados, acaba situándose en Hispania y dominándola, creando el reino de los visigodos. Mientras tanto, a miles de kilómetros, surge en la península arábiga en el primer tercio del siglo VII una nueva religión: el islam. En muy poco años su profeta, Mahoma, logra unificar a las diferentes tribus y pueblos árabes bajo esa misma religión y comienzan a expandirse militarmente de forma muy rápida. Tan rápido que en el año 630 culminan la unificación de Arabia y apenas 80 años más tarde ya están en la península ibérica. Es en el año 711 y en el contexto de las luchas internas de la propia monarquía visigoda cuando los primeros contingentes musulmanes desembarcan en Gibraltar al mando de Tariq. En un principio podía parecer un nuevo ataque para saquear la costa, como ya se había producido en alguna otra ocasión. Pero esta vez el asunto era mucho más serio, y las huestes del rey Rodrigo, que estaban asediando hasta entonces Pamplona, marchan hacia el sur para enfrentarse a los invasores, pero son derrotados en la famosa Batalla de Guadalete en julio del año 711.

Esa derrota destrozó el poderío de la monarquía visigoda y facilitó el dominio islámico. Pero este se produjo en muy poco tiempo, y lo cierto es que se calcula que como mucho llegaron a la península entre 30.000 y 40.000 musulmanes. Es muy difícil que una fuerza tan «pequeña» lograra dominar en apenas 3 años casi todo el reino visigodo teniendo en cuenta que en esos momentos había entre 4 y 5 millones de habitantes hispanorromanos. ¿Qué significa esto? Que esas gentes que llevaban siglos viviendo en la península prefirieron vivir en su mayoría en paz y no resistirse ante lo que realmente veían como un cambio de élite gobernante. Y es que los visigodos habían sido sólo una pequeña parte de la población que se había erigido como una élite gobernante sobre el resto, y ahora volvía a pasar lo mismo. De hecho hubo importantes figuras que pactaron con los musulmanes el ayudarles en la conquista si les permitían seguir manteniendo sus posesiones y poder. Uno de los casos más conocidos afectó precisamente a las tierras galluranas. En parte del valle del Ebro, aproximadamente alrededor de la ribera desde la actual Tudela hasta casi Zaragoza, gobernaba una familia hispanorromana, los Casio, que pactaron con los musulmanes sin ningún problema y que incluso se convirtieron al islam adoptando el nombre de Banu Qasi (los hijos de Casio). Además, con el tiempo la mayoría de hispanorromanos se acabarían convirtiendo al islam. Con todo esto que acabamos de ver no se puede pensar en la etapa del dominio islámico como algo ajeno a nuestra historia, ya que aquellas gentes que luego se marcharon, fueron expulsadas y otras muchas circunstancias, eran en su mayoría tan de aquí como cualquiera, pero la gran diferencia era la religión que profesaban.

Mapa de la invasión islámica

Así llegamos hasta el año 714 en el que hay constancia de que los musulmanes llegan hasta Saracosta (actual Zaragoza) y logran el dominio del valle del Ebro, llegando ya en la década del 720 incluso a cruzar los Pirineos e intentar la conquista del reino de los Francos, situado en buena parte de lo que actualmente es Francia. Sin lugar a dudas el dominio islámico de las tierras sobre las que se levanta Gallur comenzó aproximadamente en el año 714 y duró hasta el año 1118. Algo más de 400 años que sin duda han ejercido una gran influencia en la cultura, el vocabulario y el pensamiento, a veces incluso mucho más de lo que creemos. En las décadas siguientes a la conquista no hay demasiada información y lo que se empezará a conocer como al-Andalus perteneció a la provincia de Ifriquiya, que comprendía casi toda la península ibérica y el norte de los actuales Marruecos, Argelia y Túnez, lugar este último en el que se estableció la capital. Era la provincia más lejana del enorme Imperio islámico gobernado desde la ciudad de Damasco, en Siria, y esa lejanía motivó que hasta mediados del siglo VIII la situación en al-Andalus fuera realmente caótica hasta que Abd al-Rahman, de la familia de los Omeyas, desembarca en Almuñécar y acaba creando el Emirato de Córdoba. Un personaje que sin duda se merece una película y cuya historia, como la del dominio islámico de Gallur durante el Emirato y luego Califato de Córdoba, contaré en el próximo artículo.

Sergio Martínez Gil

Lcdo. en Historia por la Univ. de Zaragoza


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s