LAS ESCUELAS DE GALLUR

“Agua, sol y guerra en Sebastapol” era el sueño húmedo de cualquier campesino cerealista español entre 1853 y 1856. Para quien no lo sepa, Sebastopol es una ciudad portuaria de Ucrania, situada en la península de Crimea, donde se cargaba el trigo ucraniano y se fletaba para abastecer de tan básico alimento a los países más urbanizados e industriales de Europa. Con la Guerra de Crimea, que enfrentó a rusos, griegos, franceses, otomanos y británicos, los europeos se encontraron sin acceso al trigo ucraniano. En esos años España quiso aprovechar la oportunidad y convertirse en el granero de Europa.

A la Guerra de Crimea de los años cincuenta del siglo XIX le siguió la filoxera en Francia en los años sesenta de ese mismo siglo. Esta plaga mataba las vides europeas y la única solución posible era sustituirlas por vides a las que se les había hecho un injerto de cepas californianas resistentes a la filoxera. No había escapatoria. Una vez llegaba el dichoso pulgón a un campo, había que tirar todas cepas, sustituirlas por otras y esperar años hasta que las nuevas cepas produjeran uvas de calidad, con todo el coste económico que todo ello implicaba. La industria vinícola francesa quedó arruinada y España se llenó de vides para llenar el vacío que había dejado en el mercado la ausencia de vino francés.

Además todo esto coincidió con una época de relativa estabilidad política durante el reinado de Isabel II. Por todo ello, los años cincuenta y sesenta del siglo XIX fueron buenos años para el campo español, que se fueron al traste con la llegada a Europa de trigo argentino más barato y con la llegada de la filoxera a España en las décadas posteriores. Nuestro pueblo no es una excepción y vivió una época de bonanza económica en estos años. Es una situación ideal para que el ayuntamiento se plantee la construcción de grandes obras que mejoren la calidad de vida de los galluranos. Uno de estos proyectos, que encargan al arquitecto Juan Antonio Atienza en el año 1866, es la construcción de una nueva Casa de la Villa, donde actualmente se encuentra el ayuntamiento, que incluía en el mismo edificio un depósito, escuelas para niños y niñas y viviendas para los maestros. Estos son sus planos:

El proyecto y los planos nos dan muchas pistas acerca de cómo era la educación a finales del siglo XIX. Hay una única aula para chicos y otra para chicas, una habitación para un profesor y otra, para una profesora. Esto demuestra que la separación de los alumnos no era por edades sino por sexo y que estaban revueltos en una misma clase tiernos infantes y adolescentes. Esto es algo que a los padres de quienes ya vamos teniendo cierta edad les sonara. Por otro lado, los profesores vivían en la misma escuela.

Este proyecto se presentó al Consistorio el 24 de octubre de 1866 pero no se llevó a cabo. Sí que se acometió la construcción de una fuente y abrevadero en el año 1879. Pero eso es otra historia que podéis leer si pincháis en el siguiente enlace:

https://cesgallur.net/2020/11/17/la-fuente-y-el-abrevadero-de-gallur/

Santiago Navascués Alcay.

Lcdo. en Historia por la Uni. de Zaragoza.

BIBLIOGRAFÍA

  • Blanco Lalinde, L. (1995); Historia de la villa de Gallur, Ayuntamiento de Gallur y Diputación de Zaragoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s