GALLUR, ESCENARIO DE UNA GRAN BATALLA

Nuestro pueblo, Gallur, al estar ubicado en una zona fronteriza, a lo largo de los siglos ha visto desfilar por sus tierras todo tipo de ejércitos. En el medievo fue escenario de algún que otro enfrentamiento bélico entre Navarra y Aragón.

Y es que hubo un tiempo en que los reyes de Aragón también lo fueron de Navarra. Todo empezó cuando en el año 1076 Sancho Garcés IV “el de Peñalén” de Navarra fue asesinado. El monarca pamplonés tenía dos hermanos, Ramón -el siguiente en la línea de sucesión- y Sancho Garcés. Los navarros no aceptaron la sucesión de Ramón porque consideraban que había sido el que había orquestado y organizado el asesinato del rey, es decir, de su propio hermano. Sancho Garcés tampoco tenía ninguna opción de reinar porque era un hijo bastardo. Ante estas circunstancias, los nobles navarros tomaron la decisión de elegir como su señor a Sancho Ramírez, rey de Aragón. A partir de aquí, durante un tiempo los reyes de Aragón también lo fueron de Navarra. Por su parte, los castellanos aprovecharon esta situación de inestabilidad para ocupar la Rioja -en aquella época pertenecía a Navarra- e incorporarla a su reino.

Los avatares históricos quisieron que García Ramírez “el Restaurador”, nieto del bastardo Sancho Garcés, acabara siendo rey de Navarra y, que Aragón y Navarra volvieran a quedar separados bajo el dominio de dos dinastías diferentes. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos. Antes de todo esto en Aragón acaecieron una serie de sucesos que explican este proceso.

Al rey Sancho Ramírez de Aragón y Navarra le sucedió en el año  1094 su hijo Pedro I, que al morir en el año 1104 sin descendencia legítima, fue sucedido por Alfonso “el Batallador”, el gran conquistador de taifa de Saraqusta. Este último se paseó guerreando por casi todos reinos hispánicos, ya fueran cristianos o musulmanes, repobló Soria y me quedo corto si digo que duplicó los territorios que heredó. En el año 1134, al intentar tomar Fraga, sufrió su única derrota, que le costó la vida a los pocos días.

Al gran Batallador no se le ocurrió mejor idea que legar sus dominios a las órdenes militares, ya que no tenía hijos y su hermano Ramiro era monje. Era un disparate y sus súbditos no podían cumplir sus últimas voluntades. Los navarros eligieron como rey a García Ramírez “el restaurador”, nieto del bastardo Sancho Garcés y por tanto, bisnieto del rey de Pamplona Sancho IV “el de Peñalén”. Por su parte, los aragoneses eligieron como rey a Ramiro II “el Monje”, hermano de Alfonso “el Batallador” y en esos momentos obispo de Roda.

La situación de Aragón es penosa. La mayor parte de su ejército ha sido aniquilado, estando indefenso ante un posible ataque musulmán, y el reino está en manos de un monarca al que los nobles han elegido como señor pensando que iba a ser un rey títere y manejable porque había hecho carrera eclesiástica, llevando una vida contemplativa, mística y espiritual entre monasterios. Entonces Alfonso VII de León conquistó Zaragoza y sus alrededores con la excusa de que si no intervenía, esas recientes conquistas de la cristiandad podían caer otra vez en manos islámicas.

Ramiro II “el Monje” dio un escarmiento a los nobles díscolos e hizo valer su autoridad real, ejerciendo como rey tan sólo el tiempo justo para dar un heredero al trono. De esta manera salió del convento y se casó con Inés de Poitou. Fruto de este matrimonio nació en 1136 Petronila.

En Barbastro, tan solo un año después, se firmaron las capitulaciones matrimoniales entre Petronila y Ramón Berenguer IVconde de Barcelona. Pero la boda no se celebró hasta el año 1150 en Lérida, ya que el Derecho Canónico marcaba que hasta los catorce años no se podía consumar el matrimonio.

A partir de los esponsales de Barbastro del año 1137 fue Ramón Berenguer IV quien realmente gobernó Aragón como príncipe, como una especie de hijo adoptivo del rey; ya que Ramiro II , una vez cumplió su función de dotar al reino de un heredero y después de prometer a su hija Petronila con Ramón Berenguer, se retiró al monasterio de San Pedro el Viejo de Huesca y su mujer Inés de Poitou volvió a Francia. Sin embargo, a pesar de delegar el gobierno en Ramón Berenguer y de vivir retirado en un monasterio, conservó su título de rey hasta su muerte en el año 1157.

Los navarros querían que García Ramírez “el Restaurador”, al igual que Ramón Berenguer IV era príncipe de Aragón, fuera príncipe de Navarra bajo la primacía de Ramiro II “el Monje”. Pero el papado nunca reconoció este nombramiento, aduciendo que era nieto de un bastardo, porque estaba molesto por el incumplimiento del testamento de Alfonso “el Batallador”.

El 10 de junio del año 1136, el papa Inocencio II vuelve a exigir que Zaragoza pase a ser feudo de las órdenes militares como había dejado estipulado Alfonso “el Batallador”. Pero esta vez se lo reclama a Alfonso VII, el rey de León, pues es quien la está ocupando en ese momento. El monarca leonés empieza a ver que la ciudad comienza a ser más un problema que un premio, y no quiere jugarse sus buenas relaciones con Roma. Así que al fin se aviene a negociar su devolución a Ramiro II, aunque no sin antes sacar tajada, pues logra confirmar la cesión para Castilla de territorios como SoriaMedinaceli y Molina de Aragón, además de lograr el juramento de vasallaje –aunque este fue más nominal que otra cosa- por parte del rey aragonés.

¿Qué papel juega Gallur en todo esto?

Las alianzas, intrigas, traiciones y puñaladas por la espalda entre Alfonso VII de León, Ramón Berenguer IV de Barcelona y García  Ramírez “el Restaurador” de Navarra, fueron constantes.

El navarro aprovechó la ocupación castellana de Zaragoza para hacerse con plazas fronterizas como Malón, Pedrola, Sos, Petilla y Jaca. Ramón Berenguer se comprometió con Ramiro II en los esponsales de Barbastro a recuperar las conquistas de Alfonso “el Batallador”. Pero no podía hacerlo sólo, así que se alió con Alfonso de León -ya había devuelto Zaragoza-. Los ejércitos de Ramón Berenguer IV se encontraron con los navarros en Gallur, por ser un gran cruce de caminos fronterizo, y allí tuvo lugar una gran batalla.

La contienda se saldo con victoria navarra, aunque García Ramírez “el Restaurador” no pudo sacar mucho provecho de ella porque tuvo que proteger sus fronteras con Castilla, cuyo rey era aliado en esos momentos de Ramón Berenguer IV.

 

Santiago  Navascués Alcay.

Lcdo. en Historia por la Uni. de Zaragoza.

BIBLIOGRAFÍA

  • P. Bueno, A. (2019); Historia Secreta de Gallur, Libros y novelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s