LOS GUERREANTES

Hambrunas, pestes, cuchilladas por doquier, duelos a espada, ejecuciones públicas, robos con violencia, peleas y palizas, todo tipo de pillerías para sobrevivir y bandas de mercenarios al servicio de un señor o un municipio, formaban parte de la vida cotidiana de las gentes del siglo XVI. Eran tiempos duros que producían hombres despiadados acostumbrados a la violencia. Revueltas campesinas y todo tipo de conflictos callejeros, entre señores o entre municipios estaban a la orden del día.

Es en ese caldo de cultivo donde se desató un enfrentamiento durante seis meses entre galluranos, malleneros y magalloneros. En una sociedad como ésta las autoridades sólo tomaban cartas en el asunto cuando el agua llegaba al cuello, que es lo que acabó ocurriendo. El conflicto llegó a un punto que afectó al normal funcionamiento de la economía y al desarrollo de la convivencia en el reino de Aragón.

El 25 de mayo de 1528 los diputados del reino crearon una comisión que forzó a todos estos guerreantes, a las gentes de armas y caballos que se habían levantado a que se quedaran en sus casas y se estableciera una tregua.

El encargado de llevar a estos pueblos las ordenanzas de los diputados fue Martín de Gurrea, señor de Argavieso, una zona muy alejada del foco originario de los combates. Los señores diputados justificaban la imposición de esta tregua, alegando que todo aquello iba a desembocar en una guerra desaforada sin que ninguno de los implicados tuviera desafiamientos segun fuero, es decir, razones legales.

Para apaciguar la situación se celebraron reuniones entre las distintas partes en Monzón, nombrándose como “árbitro” a Francisco d’Urryes, asistido por el abad del monasterio de Nuestra Señora de la O, situado en la frontera con Cataluña. En estos casos lo mejor era que el arbitraje se ejerciera en una localidad alejada de los acontecimientos, que no pudiera tener ningún tipo de interés en cualquiera de las soluciones que se adoptasen.

Ni siquiera así se puso fin a las contiendas, ya que los enfrentamientos entre galluranos y magalloneros continuaron hasta el año 1540.

Santiago Navascués Alcay.

Lcdo. en Historia por la Uni. de Zaragoza.

BIBLIOGRAFÍA

  • Blanco Lalinde, L. (1995); Historia de la villa de Gallur, Ayuntamiento de Gallur y Diputación de Zaragoza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s