LA LEY MINISTERIAL QUE CAMBIÓ DE ALCALDE (II PARTE)

Hoy se cumple la efeméride de la dimisión de la alcaldesa gallurana, María Domínguez Remón durante la  II República, en el año 1933, a consecuencia de una ley promulgada por el Ministerio de Gobernación el 30 de diciembre de 1932. Dicha ley disponía los requisitos que debían tener los miembros de las comisiones gestoras que gobernaban ayuntamientos. Nuestra alcaldesa, nombrada por una Comisión Gestora, no encarnaba en su persona estas exigencias.

Quien quiera conocer más detalles acerca de por qué Gallur estaba gobernado por una Comisión Gestora, o de por qué María Domínguez no cumplía con los requisitos exigidos en la ley del 30 de diciembre de 1932; puede consultar la primera parte del artículo en el siguiente enlace.

LA LEY MINISTERIAL QUE CAMBIÓ DE ALCALDE (I PARTE)

El día 6 de febrero del año 1933 fue un día ajetreado en el que dimitió la alcaldesa y se dieron todo tipo de trámites jurídicos, revisiones de reglamentos, arbitrajes, inspecciones y elecciones, que dieron como resultado una nueva Comisión Gestora integrada por Pablo Royo Navarro, representante de la U.G.T.; Vicente Galindo Cunchillos, representante de las asociaciones de patronos; y el presidente de dicha comisión, Perfecto Tomás de Arriba y de Val, que era un telegrafista funcionario del Estado.

Poco pudieron hacer los nuevos representantes de la comisión, aparte de los preparativos de unas nuevas elecciones el 23 de abril de 1933. Elecciones que estuvieron marcadas por la confrontación entre los galluranos durante meses.

El principal problema es que había dos distritos en Gallur, el de “La Villa”, que elegía 6 concejales; y el del “Calvario”, que elegía 5. Los representantes del distrito del “Calvario” presentaron una queja al ayuntamiento exigiendo que su distrito aportara el mismo número de concejales que el distrito de “La Villa”. Llegaron a amenazar con boicotear y no participar en las elecciones del 23 abril. Finalmente, in extremis, el 8 de abril, unos días antes de las elecciones, se decidió que el distrito del “Calvario” eligiera 6 concejales también.

El día de las elecciones no hubo ningún tipo de altercado, ganándolas de manera aplastante el Partido Agrario de derechas, siendo elegidos nueve concejales del Partido Agrario y tres del Partido Socialista. La raíz de la pugna política entre ambos distritos está en que, en un pueblo de unos pocos miles de habitantes dividido en dos distritos, se conocen casi con nombres y apellidos a los electores, sus trabajos y sus filiaciones políticas. El distrito del “Calvario” siempre tuvo un voto más socialista e izquierdista que el distrito de “La Villa” y esto era algo, que conociendo a los electores de cada distrito, podía intuirse.

Son este tipo de desbarajustes los que se dan en un pueblo, como es Gallur, de un país sin tradición democrática que de repente, en un contexto de miseria, podredumbre, ascenso de fascismos y totalitarismos comunistas; experimenta por primera vez con una democracia que atiende los intereses de los que nunca hasta entonces habían estado representados. Este tipo de circunstancias producen gentes con resquemores que quieren conservar privilegios indebidos, violencia, revolucionarios que sienten traicionadas sus demandas, boicoteadores, y sobre todo, una falta de respeto por los resultados electorales.

 

Santiago Navascués Alcay.

Lcdo. en Historia por la Uni. de Zaragoza.

BIBLIOGRAFÍA

• Blanco Lalinde, L. (1995); Historia de la villa de Gallur, ayuntamiento de Gallur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s