GOYA EN LA RIBERA ALTA DEL EBRO

Aragón es la tierra en la que nació Francisco Goya y Lucientes, uno de los mayores genios de la historia de la pintura. Su grandeza no tenía que ver tanto con la calidad de sus dibujos y pinturas, sino con sus constantes innovaciones y creatividad desorbitada y desbordante que lo hicieron adelantarse a su tiempo. Es por eso, que aunque gozó de prestigio en vida, fue objeto de mucha más veneración y admiración después de muerto, siendo visto como un preconizador de lo que estaba por venir en el arte del pincel.

En nuestra tierra sus modernidades no fueron entendidas, se le consideró un pintor burdo y chapucero, así que tenemos pocas pinturas de Goya, ya que tuvo que marcharse de Aragón a otros lugares donde su talento fuera más apreciado. Las pinturas de Goya que tenemos en tierras aragonesas corresponden a su etapa de juventud y da la casualidad que nuestra comarca –Ribera Alta del Ebro- es una de la que más vestigios tiene de su pintura, de tal manera que se podría hacer una ruta de Goya.

Nuestro insigne pintor plasmó su técnica en la iglesia de Remolinos, que para poder visitarla hay que pedir al párroco que vive al lado que abra las puertas del edificio. En las pechinas de la cúpula de la encrucijada pintó a San Antonio, San Agustín, San Gregorio y San Jerónimo. Son unas de sus pinturas más luminosas, de una tonalidad rojiza. Se observa en ellas influencias italianas que aprendió en su juventud costeándose de su bolsillo una estancia en Italia para aprender de los grandes maestros. También podemos vislumbrar su característica pincelada rápida, abocetada y sin detalles, rasgo que cada vez irá utilizando más. Esta técnica tan novedosa se veía en Aragón como si dejara sus pinturas inacabadas, incompletas.

En la actual casa de cultura de Alagón, que antiguamente era un colegio jesuita, también podemos encontrar una pintura suya. Se trata de un fresco en el que intenta imitar al Triunfo del nombre de Jesús de la iglesia del Gesù de Roma.

Por último, en el palacio de los duques de Villahermosa de Pedrola se conservan los bocetos de algunos de los cuadros más importantes y famosos del pintor, como La Carga de los Mamelucos, el Baile de las Máscaras y Ramón Pignatelli.

Santiago Navascués Alcay

Lcdo. en Historia por la Universidad de Zaragoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s